Cuando era estudiante de Bachillerato en las clases de filosofía me topé con Heráclito y su frase “No puedes bañarte en el mismo río”

Tengo que reconocer que en aquel tiempo no entendía la dimensión que tenía la frase y hoy me doy cuenta de que ni yo ni el río permanecemos inmutables Ni el río ni  la persona son los mismos …. ¿Podemos reconocer en esto cambio? ¿Nuestro modo de evolucionar es cambiar?

Carmen Mellina psicologia y coaching de empresa en BilbaoHOMEOSTASIS: BUSCANDO EL EQUILIBRIO

Término que viene del campo de la fisiología y que denomina los procesos que pone en marcha un organismo para mantener y regular sus condiciones internas, de tal manera que ante cambios que se producen externamente el organismo genera cambios internos para asegurar su estabilidad. 

¿Cómo se produce la homeostasis en el organismo? El cuerpo o el organismo moviliza los diferentes sistemas (autorregulación), tales como el sistema nervioso central, el sistema endocrino, el sistema excretor, el sistema circulatorio, el sistema respiratorio, etcétera, para mantener constantes las condiciones de la vida.

Así, la homeostasis, por extensión, hace referencia a la característica de cualquier sistema, ya sea abierto o cerrado, que le permite regular el ambiente interno para mantener una condición estable.

En el caso de la psicología, la homeostasis se caracteriza por el equilibrio que existe entre las necesidades de un individuo y su satisfacción.

De este modo, si el individuo no siente que sus necesidades están satisfechas, la homeostasis lo incita a alcanzar el equilibrio interno a través de conductas que le permitan satisfacer dichas necesidades.

VUCA: ENTORNOS CAMBIANTES

Por otra parte mientras el individuo trata de volver a su equilibrio, “homeóstasis”, nos encontramos con un mundo en continuo cambio y a mayor velocidad.

Estas últimas semanas todos hemos comprobado que lo improbable puede suceder y esto nos remite a un acrónimo que hemos utilizado en numerosas charlas e intervenciones: VUCA

  1. Volatilidad: En términos generales, significa que ocurren cambios pequeños o graves en nuestro entorno de una manera completamente impredecible. Tanto la causa como el efecto son difíciles de entender.
  2. Incertidumbre:La experiencia pasada, así como los pronósticos, forman una base cada vez peor para sacar conclusiones sobre el futuro. Todos nos enfrentamos a más y más “sorpresas”. Cada vez es más difícil prever el futuro
  3. Complejidad:La relación causa-efecto se resiste a nuestra comprensión. Una acción puede tener consecuencias que no eran previsibles de antemano, ni en sus consecuencias ni en sus efectos. La complejidad es dinámica y no responde a la estrategia de reducir, separar, acotar…
  4. Ambigüedad: la ambigüedad se refiere a una situación o información que no permite una evaluación precisa. “¿Qué significa eso ahora?” es la pregunta que nos hacemos en tal caso. Desafortunadamente, no hay respuestas únicas, solo muchas. En otras palabras, no hay opciones en blanco ni negro, sino muchas opciones coloristas.

LIDERAR EL CAMBIO Y EL EQUILIBRIO

La actualidad reta a nuestro liderazgo que exige  un cambio de mentalidad que abarque la atención plena, la colaboración y la comunicación. Investigaciones revelan que las claves para un liderazgo exitoso en un mundo VUCA requieren el conocimiento y la capacidad para:

  • Crear una visión que de sentido a un mundo que sea verdaderamente “global” en todos los sentidos de la palabra.
  • Comprender los valores e intenciones propios y ajenos. Esto significa tener una capacidad central para saber “lo que quieres ser” y “a dónde quieres ir” en todo momento, incluso mientras estás abierto a múltiples formas de llegar allí.
  • Buscar claridad sobre uno mismo e igualmente importante buscar relaciones y soluciones sostenibles. Liderar en turbulencias exige la capacidad de utilizar todas las facetas de la mente humana y capitalizar las relaciones que continuarán existiendo frente a la crisis.
  • Practicar la agilidad, adaptabilidad y flotabilidad. Al igual que la navegación, esto significa la capacidad receptiva y resistente para prepararse, equilibrarse y, a veces, enderezarse para superar esas tormentas que no se pueden evitar, y de la misma manera poner las velas rápidamente para aprovechar los vientos que se pueden aprovechar.
  • Desarrollar e involucrar a nuestras redes sociales. Los días del único “gran líder” se han ido. En el mundo VUCA, los mejores líderes son los que aprovechan el liderazgo de todos, un liderazgo colaborativo.

En tiempos de cambios rápidos y complejidad, puede ser difícil imaginar nuevos y audaces futuros con certeza. La costumbre ejercitada hasta ahora nos dicta que comencemos con lo que se conoce, recopilemos datos, analicemos resultados y proyectemos pero eso  ya no funcionará. Peter Fisk, un líder global de pensamiento empresarial sobre liderazgo, crecimiento, innovación y marketing, cree que cada líder debe ser un futurista que busque la oportunidad de encontrarse en un mundo VUCA. “Los futuristas se disciplinan para cuestionar el status quo. Analizan regularmente las tendencias externas, las industrias adyacentes y las fuerzas subyacentes. Consideran diversas perspectivas. Y audazmente cuentan historias sobre el futuro antes de que todos los datos estén disponibles para respaldarlos.

El cambio es desafiante. El cambio rápido puede ser abrumador, desafía y pone aprueba nuestra capacidad para efectuar cambios internos que nos permitan volver a recuperar el bienestar interior sin embargo, el cambio nos brinda nuevas oportunidades. ¿Qué oportunidades te esperan? ¿Qué historias contarás sobre el futuro?